Monthly Archives: marzo 2012

HUELGA: REGULACIÓN PRECONSTITUCIONAL Y NATURALEZA HUMANA PRIMITIVA

huelga31El derecho de huelga no ha sido desarrollado o regulado por ninguna ley después de la aprobación de la Constitución española, que lo reconoce en su artículo 28. La normativa en vigor es un Real Decreto Ley del año 1977 que está obsoleto en la forma -dado que nuestra Carta Magna prohíbe expresamente la regulación de un derecho fundamental a través de ese tipo de normativa- y que está caduco en el contenido -ya que, incluso el Tribunal Constitucional, ha declarado que varios de sus artículos son inconstitucionales y que otros deben interpretarse conforme a las sentencias que ha ido dictando-. De todo el catálogo de derechos que consagra nuestra Constitución es el único que se encuentra en semejante situación de obsolescencia y decrepitud. Pero, a pesar de un panorama tan anormal e impropio de un régimen democrático avanzado, en España se han convocado varias huelgas generales. Cuatro sufrió Felipe González siendo Presidente del Gobierno y todos los mandatarios que le sucedieron en el cargo también tuvieron que pasar el mismo trago. Así las cosas, la pretensión de que una huelga se desarrolle con normalidad yo la encuadro junto a otros ideales utópicos, como que haya paz en el mundo, que se acabe con el hambre o que la humanidad sea feliz, en un compartimento de mi cerebro, estanco y separado de la realidad que me rodea, y al que solo accedo cuando me vence la nostalgia.

RIQUEZA, POBREZA Y VERGÜENZA

desigualdadEn mi opinión, una de las grandes miserias de la sociedad en la que vivimos se traduce en la afición de algunas clases altas por alardear de sus riquezas materiales. Año tras año se publican las listas de los individuos más ricos e influyentes del planeta. Incluso existen programas de televisión cuyo único argumento es mostrar de una forma obscena las mansiones y los lujos de los que disfruta una ínfima parte de la población. Obviamente, nada tengo en contra de quienes, legalmente y gracias al trabajo y al esfuerzo, alcanzan fortuna y prosperidad. Más reparos éticos -que no legales- me produce esa vocación de presumir que demuestran en ocasiones, así como ese afán de determinados medios de comunicación por difundir la ostentación como reclamo y como mitificación de un estilo de vida inscrito en esta civilización presidida por la economía de mercado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies