Monthly Archives: mayo 2014

FERIA DEL LIBRO DE SANTA CRUZ DE TENERIFE: Firma de libros

DSC_0918   El próximo viernes 30 de mayo, Día de Canarias, estaré por la mañana en la Feria del Libro de Santa Cruz de Tenerife, en el parque García Sanabria, entre las 12:00 y las 14:00 horas, firmando ejemplares de mis novelas en el stand de la Librería Lemus. Tanto de “El peso del Tiempo” de la editorial IDEA-Aguere, como de “El amor y otras vías de escape” de la editorial Verbum. Os espero. 

SOBRE EL OLVIDO Y OTROS DERECHOS IMPOSIBLES

Derecho-al-OlvidoLa Gran Sala del Tribunal de Justicia de la Unión Europea acaba de dictar una sentencia sobre lo que los medios de comunicación han bautizado como “derecho al olvido”. Los hechos que han dado lugar a esta resolución se remontan al año 2010, cuando un ciudadano español presentó ante la Agencia Española de Protección de Datos una reclamación contra el periódico La Vanguardia y contra la compañía Google ya que, cuando se introducía su nombre en el célebre buscador de Internet, aparecían dos enlaces del diario catalán con el anuncio de una subasta de inmuebles por un embargo de la Seguridad Social derivado de unas deudas que mantenía con ella. Consideraba el reclamante que, una vez regularizada su situación, el mantenimiento de aquella información en el buscador vulneraba sus derechos. De ahí que se denomine (de forma muy poco rigurosa) “derecho al olvido” la posibilidad de que algunas circunstancias del pasado puedan ser eliminadas de la red.

En primer lugar, se debe aclarar que no existe como tal un “derecho al olvido” ni en nuestra Constitución, ni en la Carta de Derechos de la Unión Europea, ni en el Convenio Europeo de Derechos Humanos, ni en los restantes tratados ratificados por España. Para decidir sobre este tipo de conflictos, el Tribunal de la Unión Europea ha aplicado el derecho a la intimidad y, en general, la normativa sobre el tratamiento automatizado de datos. Por su parte, Google, argumenta que se limita a mostrar lo que ya figura en otras páginas web facilitando el acceso a una información publicada previamente y que, por ello, no es en absoluto responsable ni del contenido ni de la exactitud de la misma. Para esta entidad, cualquier persona perjudicada por la difusión de una noticia debería dirigirse a la fuente originaria de la misma, no a la empresa que se limita a facilitar el acceso a ella. En este concreto caso, el famoso buscador considera que el reclamante debería haberse dirigido exclusivamente a La Vanguardia para que eliminara sus enlaces.

Sin embargo, la postura del Tribunal de la Unión Europea es bien diferente, al defender que sea el gestor del motor de búsquedas quien esté obligado a eliminar de la lista de resultados los vínculos a páginas web que contengan las informaciones de referencia, incluso en el supuesto de que dichos contenidos no se borren previa o simultáneamente por el medio de procedencia y aunque su publicación sea lícita en sí misma. En consecuencia, exige a Google esa eliminación de vínculos para cumplir el deseo del perjudicado de que esos datos se «olviden» al cabo de cierto lapso de tiempo.

Así expuesto, el argumento del Alto Tribunal es fácilmente criticable. La Corte Europea asume que se parte de una publicación lícita de información de la fuente originaria y reconoce la veracidad de la misma, pero castiga la repercusión que pueda alcanzar en el futuro. Parece, pues, que le otorga mayor importancia a la difusión en sí que a la propia publicación. En el fondo, está diciendo que no pasa nada si se enteran de esa noticia veraz y colgada legalmente en la red un número reducido de personas pero que resulta intolerable y vulnera los derechos del afectado si son muchos los enterados. Por la misma regla de tres, tampoco pasaría nada por dar la noticia una sola vez pero resultaría intolerable de reiterarse a lo largo del tiempo.

En mi opinión, tanto la intimidad del ciudadano como otros de sus derechos se vulnerarán o no en función del contenido de la noticia, no porque los lectores sean muchos o pocos ni porque se difunda una o mil veces. La magnitud de la repercusión deberá tenerse en cuenta para cuantificar el daño pero no para determinar si ese daño existe o no. Partiendo de la base de una información veraz y de una publicación inicial lícita, castigar luego por acceder a ella a través de Internet pero no por su introducción originaria en la red me parece un ejercicio de hipocresía considerable, un brindis al sol para aparentar el nacimiento de nuevos derechos y la ampliación de otros ya existentes. Ya puestos, que proclamen también el derecho fundamental a ser feliz, exigible previa demanda ante los tribunales por quienes se consideren desgraciados. No creo que resulte más difícil de lograr legalmente que este pretendido “derecho al olvido”.

 

LA MACROECONOMÍA COMO MÉTODO DE HIPNOSIS

170082Hace algunos días, Mariano Rajoy manifestó en una entrevista radiofónica que “no se puede ser un optimista absurdo, pero tampoco se puede tener un planteamiento triste o de cenizo, porque está fuera de la realidad en este momento”, justificando de esa manera el mensaje positivo que lanza el Ejecutivo ante los signos de recuperación económica. Inmediatamente, me acordé de la ensayista norteamericana Barbara Ehrenreich, quien en su famoso libro “Sonríe o muere: La trampa del pensamiento positivo”, critica severamente esta tendencia de los políticos a la autocomplacencia, la misma que, sin ir más lejos, llevó al sistema financiero norteamericano a relajar los controles y a dejarse llevar por la euforia, actitudes que finalmente le condujeron al desastre.

Creo que, tanto tras la frase del Presidente español como, en general, detrás de las proclamas de los líderes de su partido, se esconde una necesidad de reconocimiento a las mejoras que se están produciendo durante su etapa al frente del Gobierno, avaladas por algunos datos numéricos que parecen indicar que España va por el buen camino. En otras palabras, pretenden que los ciudadanos reconozcan su labor y les alaben por ello. Es cierto que van llegando determinadas informaciones que pueden calificarse como positivas. Nadie discute que es mejor que bajen el paro y la prima de riesgo a que suban. Negar la evidencia es de necios. Pero, en mi opinión, lo verdaderamente relevante estriba en tener claras las metas que, en definitiva, determinarán el éxito o el fracaso del ejercicio del poder.

Planteada así la cuestión, mucho me temo que yo formo parte de esa categoría de “cenizos” a los que aludía el señor Rajoy. El control de la prima de riesgo o  del gasto público y la subida de décimas del producto interior bruto o de la contratación no son objetivos en sí mismos sino medios para lograr los verdaderos fines. Y los logros que merecen de verdad aplausos, los que reflejan los deseos de la ciudadanía, no se hallan en los datos macroeconómicos sino en las concretas satisfacciones de las necesidades de la población. Mientras la sanidad esté colapsada por culpa de las listas de espera y por los galimatías competenciales entre las múltiples Administraciones; mientras acceder a la justicia sea cada vez más un lujo para el ciudadano y se encuentre tan politizada; mientras la calidad de nuestra educación sea deficiente y continúe influenciada por las ideologías; mientras la tasa de paro refleje a millones de personas en una situación tan penosa; mientras nos alerten desde los organismos internacionales de que el nivel de nuestra pobreza infantil es inasumible o de que la precariedad laboral condenará a los trabajadores a no salir de pobres en su vida; mientras exista la sensación generalizada (reconocida por el propio Fiscal General del Estado) de que no se aportan medios para luchar contra la corrupción y de que no todos los individuos reciben el mismo trato ante la ley; mientras todo esto no cambie, nuestros políticos no merecen ni aplausos ni reconocimientos.

Pretender vendernos un sentimiento de optimismo a base de gráficos, números y estadísticas que en modo alguno se trasladan a nuestro día a día, que no sirven para mejorar los servicios públicos, que no ayudan a conseguir las aspiraciones más lógicas y elementales de cualquier ser humano (para el joven, independizarse de sus padres; para el padre de familia, no tener que depender de la pensión del abuelo; para el estudiante con beca, que se abone su importe de una vez por todas; para el enfermo dependiente, que se le atienda…) es un ejercicio de hipnotismo colectivo al que yo no me voy a sumar. Y, si eso es ser cenizo, pues lo seré.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies